Proposición de un Marxismo Hegeliano - Agradecimientos - Texto

De Carlos Pérez Soto
Saltar a: navegación, buscar


Agradecimientos

Este libro ha sido posible sobre todo gracias a las movilizaciones estudiantiles de 2011, que conmovieron la rutina politiquera en todo Chile, y abrieron un espacio vital y renovador para la auténtica política. En ese contexto tuve el privilegio de participar en decenas de mesas redondas, charlas y diálogos con estudiantes en colegios, liceos en toma y universidades en paro en Santiago y en muchas ciudades de Chile. La inquietud por discutir sobre educación se extendió casi siempre a la crítica mucho más amplia del sistema neoliberal y del vergonzoso papel de la Concertación que durante veinte años prometió el arco iris con el único resultado de destruir los sistemas públicos de educación y salud, desnacionalizar las riquezas básicas, privatizar el agua, la electricidad, las comunicaciones, los caminos e incluso las cárceles. Desde esa crítica contingente muchos estudiantes pasaron a la pregunta por las teorías políticas y los elementos doctrinarios que pudieran fundamentar una acción política de más largo aliento. Los colegios y universidades se llenaron de colectivos anarquistas, las juventudes de los partidos y múltiples colectivos marxistas volvieron a aumentar notoriamente sus militantes, muchos estudiantes, quizás la mayoría, se acercaron a colectivos que se hicieron llamar, de diversas formas, autónomos, desconfiados de la política y la teoría tradicional. Como nunca antes en este país abundaron los colectivos de estudio y las iniciativas de educación y discusión teórica. Es en ese ambiente, de cara a esas discusiones, que he escrito completamente de nuevo este libro. Por eso está dedicado en primer lugar a los estudiantes contestatarios y a sus esperanzas.


En esta amplia cultura de discusión estudiantil quizás una de las organizaciones más grandes, consistentes, y de mayor proyección, es la Universidad Popular de Valparaíso. Gracias a una invitación de los compañeros que forman su núcleo organizativo, pude dictar seis sesiones, en septiembre y octubre de 2012, sobre “La idea de lucha de clases en el marxismo”. En estas sesiones pude completar el desarrollo que había iniciado en enero de 2012, en cuatro jornadas sobre el mismo tema, invitado por el Centro de Estudiantes de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Chile. Muchas de las ideas contenidas en este libro proceden de la elaboración a que me vi obligado ante las preguntas críticas de estos estudiantes.


Agradezco también a la Universidad ARCIS, en la que he mantenido durante muchos años el único curso regular, en un currículum universitario, que se dicta en Chile sobre las concepciones de Marx como conjunto, y a los estudiantes de la Escuela de Sociología, que cada año aportan las inquietudes que hacen que ese curso vaya viviendo y acumulando nuevas reflexiones. Agradezco, en particular, a la Editorial de la Universidad ARCIS, en que apareció la primera edición de este libro, por las facilidades ofrecidas para el cambio de casa editorial en esta segunda versión. De manera correspondiente, agradezco la acogida de Silvia Aguilera y Paulo Slachevsky, de Editorial LOM, y la amable paciencia con que han aceptado por años mis vanidades y urgencias.


No habría podido escribir y completar este libro, en medio de las tribulaciones de la docena de cursos universitarios que hago cada semestre, si no fuese por la enorme admiración que siento por Dolores Aguirre (Perotá Chingó), a quien amo, contra toda prudencia y cuidado. Una gran parte de los énfasis y de las esperanzas que contiene provienen directamente de su sonrisa.