CPB::I. ¿Qué puede ser hoy un marxismo ortodoxo::1. El gesto de Lukacs::40

From Carlos Pérez Soto
Jump to: navigation, search

Y en cuanto a ese sentido político puedo ser explícito. La idea de llamarse “ortodoxo” tiene dos objetivos políticos básicos. Uno es defender el enorme valor simbólico que ha significado el horizonte marxista a lo largo de este siglo. Mantener, potenciar, la fuerza de su voluntad utópica, de su voluntad de transformar global y revolucionariamente el mundo. Otro es contraponerse expresamente a las muchas “heterodoxias” que han derivado de la tradición estructuralista, y a las circunstancias y efectos políticos que las han acompañado.