CPB::I. ¿Qué puede ser hoy un marxismo ortodoxo::2. Marx, los marxistas, nosotros::b. Los marxistas y nosotros::08

From Carlos Pérez Soto
Jump to: navigation, search

Nosotros vivimos, en cambio, la plena decadencia de la democracia liberal, de su horizonte humanista, e incluso de la base social y subjetiva, que hacían pensable y posible su ampliación. La profunda distorsión de los mecanismos de representación, por la comunicación social, por el mercado, por la intervención cruda y simple de la fuerza. La destrucción progresiva de la autonomía psíquica de los ciudadanos, que actuaba como base subjetiva de su posible autonomía civil. La progresiva desustancialización de los mecanismos democráticos a través de su reducción al formalismo eleccionario, ampliamente manipulado y manipulable, por otro lado. La aparición de poderes que simplemente están fuera de la jurisdicción, o de la vigilancia, de los organismos representativos, como los Bancos Centrales autónomos, los servicios de inteligencia militar, o la coordinación transnacional de las economías desde las empresas, o desde los organismos burocráticos de más alto nivel.